Cultivo de Cannabis (II)

Buenas a todos! Para este segundo post “verde” voy a explicar las características de las semillas y mi método de germinación. Para cuando ya nos hemos decidido a plantar y tenemos sitio y materiales.

Pues bien, lo primero es aclarar que existen lagunas legales muy densas en torno a éste tema. La legislación de cada país y cada zona es única y hay que adaptarse a ella sea la que sea; en Amsterdam, por ejemplo, no se pueden vender semillas para cultivo, así que las venden como souvenir, en un envase que, según ellos, no tendría porqué ser abierto.

 En España la legislación permite la tenencia, tráfico y venta de SEMILLAS de cannabis, por eso hay tiendas abiertas legalmente que permiten la venta de esta clase de productos, sin embargo…su cultivo y uso ni están bien vistos ni están del todo libres de persecución. Así que cada uno vea hasta donde puede permitírselo….en todos los sentidos.

Dicho esto, lo ideal sería comprar semillas que estén certificadas y feminizadas (que son las que nos interesan para fumar/comer/té/etc…) pero puede darse el caso de que nos las de “un amigo” que las ha recogido y que no sepa que sexo tienen, por lo que entonces habrá que plantarlas y esperar a ver. Empresas como Sensi Seeds o Dinafem, entre otros muchos, remiten semillas de buena calidad.

En cualquier caso, las semillas de cannabis son pequeñas, de forma ovoide y color pardo atrigado y su consistencia es seca y dura, las semillas inmaduras tienen un color verduzco y son algo blandas al tacto.

Es decisivo determinar qué clase de variedad queremos cultivar, tanto si son para cultivo interior o exterior o si las queremos con efectos relajantes, psicodélicos o activos (para eso no hay nada mejor que preguntar a los que saben más que uno).  Hay un gran repertorio de precios según variedades, desde los 3 €, hasta los 10 € o más, pasando por los “packs” de semillas, más caros pero con más variedad y cantidad.

Hay que tener en cuenta, si vamos a plantar en exterior, que es aconsejable plantar  a finales de marzo-comienzos de abril, para que el fotoperiodo sea creciente (día largo) y la planta tenga tiempo de crecer antes de entrar en floración. Este problema no se tiene en cultivo interior con luz artificial.

El siguiente paso es la germinación de la semilla. “Plantarlas en tierra, regarlas y ya está” es viable… pero digamos que depende demasiado de la suerte y no controlamos bien una etápa crítica como es la germinación. En internet existen millones de métodos y teorías para la germinación de las semillas…el que a mi me ha dado resultado es sencillo y práctico: simplemente hay que humedecer una servilleta sobre un plato, colocar las semillas encima, taparlas con otra servilleta húmeda y protegerlo todo de la luz del sol (reponiendo el agua que se evapore pero evitando que las semillas queden encharcadas).

A los 2 ó 3 días deberían salir unas especies de “pelitos blancos”, son las radículas, que formarán la raíz y el tallo a medida que vayan creciendo. Cuando éstas aparezcan es tiempo de plantarlas en tierra. Al hacerlo hay que cerciorarse de que la radícula mire hacia ABAJO, porque recordemos que formará la raíz…no queremos que la planta crezca en dirección al fondo de la maceta (que puede suceder, doy fe).

Con respecto a la profundidad a la que plantarla….muchos dicen que es mejor dejarla de forma casi superficial; pero después de haberme roto la espalda estudiando agronomía…yo diría que pueden enterrarse a una profundidad de hasta 30 mm (como mucho). Una vez plantada hay que regar la tierra bastante, intentando que todas las capas se mojen, pero sin colmarlas de agua (lo cual podría asfixisiar la semilla).

La maceta se riega cuando la capa más superficial del sustrato esté completamente seca…esto se hace así para que la planta pase algo de estrés hídrico y se vea obligada a desplegar las raíces en busca de agua, así tenemos la seguridad de un buen enraizado.

En sus primeros estadíos no necesitan abono, la turba les da suficiente como para que crezcan sanas, pero es importante que tengan luz desde que salgan. Cada semilla va a su ritmo pero…en 7-10 díaz debería salir una pequeña plántula envuelta aún en la cáscara de la semilla.

Para terminar quisiera aclarar que ésta es mi forma particular de cultivar…con un poco de tiempo en internet, veréis que hay MILES de formas de cultivar, mejores y peores, y muchísimos mitos con respecto a todos los pasos del proceso. Yo personalmente paso de hidrópónicos, química, y demás historias…lo sofisticado no es siempre lo mejor.

En el próximo post…crecimiento, transplante y nutrición. Nos vemos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s