Cultivo de Cannabis (I)

En esta serie de post hablaré de mi método para cultivar, enfocado principalmente al cultivo de cannabis (Marihuana). Siendo el primer post, en este comentaré las operaciones de pre-siembra, es decir, los preparativos que debemos hacer antes de plantar cualquier semilla.

Antes que nada quisiera aclarar dos puntos que considero importantes:

  • Plantar cualquier vegetal para beneficiarnos de sus productos es una inversión; en mi opinión es preferible gastarnos algo de dinero en buenos materiales y buenas condiciones, que ahorrar en todo lo posible y acabar con un producto de calidad mediocre. 
  • Es necesario tener paciencia. Las plantas crecen a su ritmo y no importa lo que hagas, no puedes cambiar eso. Tomárselo como un pasatiempo es lo mejor.

Una vez dicho esto, lo primero es conseguir una serie de macetas, turba y abono.

Es aconsejable tener una maceta pequeña donde la planta pueda germinar y enraizar bien y desde donde luego podamos trasplantarla (también hay macetas hechas con turba prensada, que se pueden plantar tal cual y que no molestan a las raíces ); y una maceta grande dónde la planta alcance el tamaño deseado. Las macetas grandes pueden albergar plantas grandes, las pequeñas plantas pequeñas…el espacio disponible para las raíces es un factor que limita a todos los vegetales a la hora de crecer.

La turba se vende en sacos y se puede comprar en cualquier tienda de jardínería. Tratad de comprar turba de calidad, que esté balanceada en nutrientes. Aquí tengo un ejemplo de Turba normal y turba con carbonato cálcico:

El abono puede ser de dos tipos: líquido (diluible en agua de riego) y sólido (en forma de humus o pastillas). Personalmente yo prefiero humus de lombriz y un abono general típico de los “Grow Shop”, que son efectivos y de precio razonable.

Primero pasamos a rellenar las macetas, si hemos comprado algun tipo de abono sólido podemos optar por mezclar un poco con el mantillo, pero repartiéndolo bien y siendo más bien poco generosos. No hay que apisonar la tierra en exceso, es mejor dejar un grosor de un dedo entre el borde de la maceta y el nivel de la tierra, y apretar levemente con el dedo.Obviamente ésto es más fácil si tenemos herramientas de jardinería, una pala, una zuela (sí, sí…búsquenlo, que a mí me costó un huevo descubrir el nombrecito…) y una jeringa para medir las dosis de abono líquido. Tampoco éstá de más comprar algo para prevenir plagas, como el aceite de neem (pero es para suministrárselo más adelante).

Esto se aplica, más o menos, a casi todo tipo de plantas…digamos que vamos a empezar un cultivo básico. También planto Albahaca, Lavanda y demás, pero ya hablaremos de eso.

Mi cultivo es en una especie de invernadero, por lo que se da en condiciones de exterior. Para los que necesiten consejos sobre cultivo en interior (del que yo sé lo justo) les dejo un enlace para que consulten de auténticos expertos en el tema: http://www.marihuanacultivo.com/manual-de-cultivo/crecimiento-interior.php

Ya tenemos todo preparado para plantar. Si todo va bien, las cosas podrían verse así:

En el próximo post…. semillas y germinación. Nos vemos!

Leer Cultivo de Cannabis (II)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s